Artista Visual mexicano; comenzó a pintar sus primeros cuadros a los 6 años. A los 11 años, su bisabuelo huichol, Ángel Velázquez, tuvo que dejar su pueblo, Kiatate (Nayarit), llegando a vivir a casa de Agustín en la Ciudad de México. Ahí, el bisabuelo decidió iniciarlo en el arte ancestral huichol. Agustín aprendió sobre el trabajo de la chaquira y el estambre, y de los colores huicholes.

Para continuar la tradición, y renovarla, las técnicas de Agustín combinan lo antiguo con lo nuevo; lo manual y lo digital, pues lo huichol es eterna renovación y movimiento, y nos muestran la alegría y la luz, lo alto y lo bajo.

La corriente a la que pertenece su obra es ecléctica, pudiendo llamársele pop mexicano, con una propuesta completamente original e inclasificable, siendo a la vez clásica y moderna.

Agustín ha sido expuesto en diversas galerías en México; y tiene obras suyas en Londres, Nueva York, Los Ángeles, España, Francia, Alemania y Sudamérica; entre otros lugares.